ABC SEVILLA. AGRONOMA. Un proyecto pionero en Europa digitalizará el arroz de la Marisma

Un proyecto pionero en Europa digitalizará el arroz de la Marisma

Se combinarán imagen satelital, Inteligencia Artificial e IoT en un modelo predictivo

 

Al tiempo que avanzan las labores de recolección del arroz en las Marismas del Guadalquivir, el cultivo está siendo protagonista de un proyecto pionero en toda Europa, que contribuirá a afianzar el liderazgo del sector agroalimentario andaluz y español, impulsando el desarrollo empresarial y los nuevos modelos de negocio que ofrecen las nuevas tecnologías.

Tras esta iniciativa hay un grupo operativo conformado por la Federación de Arroceros de Sevilla, la Universidad de Sevilla y la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), además de la empresa Emergya.

Bajo el nombre de «Servicio andaluz de monitorización del arroz basado en imágenes satelitales, Internet de las cosas (IoT) e Inteligencia Artificial (-SAMA-)», el proyecto ha empezado a andar dotado con un presupuesto de casi 256.000 euros.

Así, el cultivo del arroz en la Marisma se monitorizará durante dos campañas agrícolas seguidas, con el objetivo de analizar distintos parámetros que contribuyan «a hacer un cultivo más sostenible, más rentable y más fácil de manejar para los agricultores», señala el director gerente de la federación de arroceros, Eduardo Vera.

Sensores

Así, en diferentes puntos de La Marisma «se están empezando a instalar sensores y cámaras de alta tecnología que irán midiendo, en tiempo real, distintos parámetros, tanto del interior de la planta como conductividad, clorofila, etc., como del exterior, pues estas cámaras que durante 24 horas estarán grabando van a ir dando fe de la evolución del estado fenológico del cultivo». Al final, «esos datos se relacionarán con el histórico de imágenes satelitales que ya tenemos de los últimos 21 años de cosecha arrocera, llegando a desarrollar un modelo predictivo».

arroz
Cultivo de arroz / Agrónoma

Así, los agricultores arroceros «podrán adelantarse a la aparición de ciertas plagas muy dañinas para la producción como la pyricularia, pues el sistema, en función de registros de temperatura, humedad, y estados climatológicos puede advertir del riesgo de amenaza de hongos en determinadas zonas de la parcela, permitiendo hacer tratamientos preventivos y zonificados en determinados puntos», explica Vera.

La idea es que este modelo predictivo «sirva a todos los arroceros de La Marisma», por ello, «hemos estudiado concienzudamente los puntos de colocación de cada sensor, abarcando diferentes tipos de suelo, climas, rendimientos, etc., para que la información recabada sea lo más completa posible y el agricultor cuente con una herramienta que le permita tomar decisiones anticipadas y ahorrar costes».

Este grupo operativo espera que los primeros resultados del proyecto estén listos en la campaña de 2023.

Ámbitos

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *